Qué hijos dejamos al mundo

Últimamente he escuchado la frase de “no te preocupes qué mundo les vas a dejar a tus hijos, sino qué hijos le vas a dejar al mundo”. Y lo cierto es que me gusta más la que dice que para criar a un niño hace falta la tribu entera…. si la tribu estuviera de acuerdo en el método, porque sino te conviertes en un islote intentando hacer las cosas a tu manera y tropecientas personas diciéndote lo que tienes qué hacer (y normalmente en desacuerdo entre sí).

Esto viene al caso de fijarme en los adolescentes, sus exageraciones, la forma de intentar impresionar, de ser más mayores de lo que son, la bravuconería y que tienen la sexualidad todo el día metida en la cabeza. Y me pregunto ¿para qué tanto colecho, tanta lactancia, piel con piel, no dejarle llorar, crear un entorno seguro, que crezcan sanos y confiados….. si al final se me va a convertir en uno de estos? Esto es medio en broma porque todos hemos pasado por la adolescencia…. TODOS. Pero hoy me he quedado fría, en menos de 2 minutos he oído en la plaza a un niño de 8-10 años referirse a una niña como “china adoptada de mirda” y a otro de la misma edad replicarle con un “vieja” a una mujer que le afeó estar escupiéndole a unos insectos. ¡8-10 años! Miedo me da, y más miedo cómo respondemos a eso.

sea-484297_1280